Perfectamente Imperfectas

En un artículo anterior hablamos de Marilyn Monroe. ¿Lo vieron?

Definitivamente era una mujer hermosa, inteligente y súper talentosa que lamentablemente hoy sigue siendo recordada (por la mayoría) solamente como un ícono sexual de los años 50. Nos queda el sinsabor de que por siglos hemos vivido dentro de una sociedad que continuamente encasilla, define e indica el rumbo estricto y específico que debemos seguir. ⠀

Hemos existido sintiendo la responsabilidad de ser perfectas, de tener una familia perfecta, ser esposas y madres perfectas, tener el trabajo perfecto, y sobre todas esas cosas, vernos siempre radiantes. ¿No es irónico que en una era tan avanzada sigamos sintiéndonos abrumadas por todo esto? Pues sí, lo es. ¿Y cuál es el resultado esta enorme carga emocional?: Un nivel de estrés elevado que cuando se prolonga o intensifica conduce al padecimiento de trastornos de salud mental.

¿Sabían que, según la OMS, las mujeres son más propensas que los hombres a sufrir de ansiedad, con casi el doble de posibilidades de padecerla? Bueno, aproximadamente 73 millones de mujeres son diagnosticadas al año en todo el mundo. Más aún, algunos casos pueden desencadenar en suicidio, el cual es la séptima causa de muerte de mujeres de 20 a 59 años.

¿A qué se debe todo esto?

La OMS sugiere que es una combinación de factores que incluyen cambios hormonales durante los ciclos menstruales, embarazos o menopausia y factores ambientales vinculados a las presiones del hogar, la vida laboral y social. ⠀


Entonces, ¿qué podemos hacer al respecto? Si bien no podemos controlar los factores biológicos que ocasionan la ansiedad, sí podemos prevenirla y reducir su impacto con hábitos que promuevan la relajación, el control de las emociones, la actitud positiva, junto a la buena alimentación y el ejercicio físico regular. ⠀

Quizás la sociedad y el mundo en el que vivimos continúe encasillándonos y definiéndonos por muchos siglos más. Pero es deber de cada una de nosotras decidir cuál es el rumbo que queremos seguir. Sólo nosotras podemos manejar las presiones externas. ⠀

Recordemos que somos perfectamente imperfectas

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gustaría recibir nuestro newsletter?

¿Te gustaría recibir nuestro newsletter?

artículos recientes