¡Estar en el aquí y en el ahora!

Vivir el presente puede parecer muy sencillo, se puede pensar que si nuestro cuerpo está “aquí” ya lo estamos viviendo, pero la realidad es que implica una sintonía total entre lo que nuestro cuerpo realiza y donde se encuentra nuestra mente. Un ejemplo de esto puede ser la hora de la comida; nuestro cuerpo está realizando la acción de comer, pero nuestra mente está pensando en los deberes por cumplir, en lo que haré esta tarde, o simplemente está en desconexión total viendo las últimas actualizaciones en Instagram. 

Hemos crecido viviendo en automático, nos han enseñado desde muy pequeñas que seremos felices en el futuro, cuando nos graduemos, cuando nos casemos, cuando tengamos hijos, cuando viajemos o cuando se nos cumplan nuestros sueños. 

Y haciendo referencia a la situación actual, seguimos en automático, pensando que quizás la felicidad llegará cuando pase la cuarentena y cuando todo vuelva a la normalidad. ¿Y qué pasa con disfrutar el aquí y el ahora? La realidad es que el presente es lo único que tenemos. No existe nada más; el ayer es historia, el mañana es incierto, solo hoy es real y si aprendemos a ser plenamente conscientes de esto, nuestra vida será radicalmente más positiva, más alegre y más optimista. 

Hoy te invitamos bajarle el volumen ruidoso de tu mente que causa tanta dispersión, a dejar de añorar el ayer y lo que solía ser; a dejar de inquietarte por el mañana y lo que podría ser; a salir del papel de víctima, – sí, de víctima – y hacerte responsable de ti, de tu felicidad, de tu paz, de tu existencia plena. Atrévete a cambiar tu manera de ver las cosas, y te aseguramos que cosas cambiarán para ti.

Una manera de lograrlo es a través del mindfulness.

El mindfulness es una enseñanza milenaria que proviene del budismo, una doctrina filósofica que data de 2500 años a.C. El término es una traducción al inglés de la palabra sati, en pali (idioma en el que se registraron las enseñanzas de Buda), y significa intención, atención pura, recepción y presencia del corazón. Es un concepto rico y múltiple: abarca a la vez una práctica formal de meditación y también una manera de percibir el mundo, a la vida y a uno mismo.

En psicología, se refiere a la cualidad de nuestra mente de estar plenamente presentes en un instante determinado, como si no importara nada más que ese momento. Se enfoca en la experiencia como una fuente inagotable de conocimiento y consiste en reprogramar el cerebro para estar 100% conscientes en “vivir el presente” – el aquí y el ahora.

¿En qué nos ayuda esto?

Bueno, la Journal of Internal Medicine reveló que la meditación diaria puede aliviar notablemente sistemas de trastornos como la ansiedad y la depresión, y que además, se asocia con la optimización de nuestro sistema inmunológico.

Nos ayuda a reducir el estrés, las tensiones cotidianas, la impulsividad y los problemas de atención, memoria y concentración. Contribuye a la relajación y el bienestar, lo que se refleja positivamente en todos los aspectos de nuestra vida e incrementa nuestra autoconfianza y autorrealización.

Aquí te dejamos 7 pasos para comenzar a practicarlo. 

  1. Acepta todo lo que llega a tu vida; con gratitud, sin juicios y sin valoraciones. Sin etiquetas positivas ni negativas. Cuando aceptas las emociones “negativas”, pierden parte de su fuerza y su poder sobre ti. Todo es parte de la experiencia y la percepción. Hay cosas que no podemos controlar y eso también es positivo.
  1. Reflexiona e interpreta lo que estás sintiendo; porqué lo estás sintiendo, cómo vas a actuar y qué te hará sentir mejor. Esta es una excelente manera de conectar con tus necesidades y sentimientos.
  1. Sé agradecido; esto es esencial para apreciar y disfrutar plenamente la vida. Agradece lo que eres, lo que has obtenido, lo que tienes, las personas que te rodean, las experiencias, las circunstancias. Todo tiene un porqué y un para qué en tu vida. El agradecimiento le abre el camino a la abundancia.
  1. Observa y hazte presente; saborea cada instante, incluso los momentos no tan buenos tienen una increíble enseñanza para ti. Todos los días son únicos, nuevos y especiales.
  1. Concéntrate en los detalles; en la música que estás escuchando, en el sabor del café que estás tomándote, en el aroma de la habitación o en la pesadez del clima húmedo de la ciudad. Disfruta cada pequeño instante.
  1. Presta atención a tus pensamientos y emociones; déjalos fluir libremente, date el permiso de sentir y experimentar, escucha tu cuerpo.

7. Suelta la necesidad de control; nuestro ego nos dice que todo debe ser de una forma concreta, pero a la vida no le importa el ego y avanza sin tener en cuenta los gustos o preferencias individualistas. Intentar adaptar la vida a ti es un trabajo agotador y desgastante, lo más saludable es aprender a adaptarte tú a los cambios.

Enfócate en el momento actual y lo que está enseñando, disfruta cada momento, sácale el mayor provecho a cada circunstancia. Aléjate de las quejas y las culpas. Solo tú eres responsable de tu felicidad y tu realización. Solo tú eres responsable de tu felicidad y tu realización. Eres libre de tomar el control de tu vida. 

Love;

Jairi & Andrea.

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te gustaría recibir nuestro newsletter?

¿Te gustaría recibir nuestro newsletter?

artículos recientes